Numerología y los Números Kármicos

Numerologia Karmica

¿Qué son los números kármicos?

Algunos numerólogos no hacen demasiado hincapié en este número, pese a que está relacionado con lo que la persona debería aprender en la vida presente, o lo que podríamos denominar como su camino kármico.

Para obtener el número latente o kármico debemos tomar el número de la vida (es decir, el número que se obtiene de la fecha de nacimiento) y el número del destino (obtenido del nombre de la persona interesada), y sumar ambos.

Los números kármicos son tan distintos de los otros números que hemos obtenido hasta ahora que usted deberá aprender a considerarlos de manera diferente e integrarlos con los detalles que ya ha averiguado de la persona merced a sus otros números.

Como ocurre en ejemplos anteriores, los números 11 y 22 permanecen inalterables y, de nuevo, no es necesario remitirse a los números compuestos.

Hay varias lecciones que una persona debe aprender durante su vida si se da crédito a las teorías en las que se basa el karma. Depende de cada persona decidir si quiere intentar mejorar su karma o no. Los que no creen en el karma evidentemente optarán por esto último. Es esencial, por lo tanto, aclarar este punto cuando usted se disponga a hacer una lectura para incluir o no en ella el número del karma.

Recuerde que algunas de las cosas reveladas por él pueden ser rasgos que a la persona interesada quizá no le guste que se le digan. Son pocos a los que les haría gracia, por ejemplo, que les dijeran que tienen que superar la pereza; lo más probable es que ni siquiera admitan que son perezosos. Tenga eso siempre presente.

 

Número Kármico 1

Estas personas deberían vigilar su tendencia a ser dominantes, tiránicos y a imponerse demasiado. Sin embargo, también son flexibles y creativos y valoran la independencia. Muchas de las personas cuyo número kármico es el 1 habrán tenido problemas en su infancia y adolescencia, y habrán encontrado un camino más fácil al hacerse adultos, cuando pueden alcanzar sus aspiraciones y ambiciones, que les proporcionan prosperidad material y seguridad. No deberían olvidar la necesidad de equilibrar el lado material de su naturaleza con el lado espiritual. No obstante, las personas del número 1 dejarán de reconocer su espiritualidad a lo largo de toda su vida.

 

Número Kármico 2

Estas personas son emocionales, y los estallidos de emotividad excesiva pueden traerles problemas. A veces se muestran irritables al máximo, y a menudo las emociones reemplazan a la lógica. Tienden a ser víctimas de los caprichos y opiniones de otras personas, y en ocasiones deberían mostrarse menos pasivos. Con frecuencia son excepcionalmente tímidos, y por ello dejan pasar por alto muchos ratos felices. Pueden molestarse por trivialidades, y a veces hacen una montaña de un grano de arena cuando parece que las cosas no cuadran. Son buenos padres, y un gran respaldo para su familia. Su meta debería ser llegar a comprender que otras personas quizá no son tan sinceras y dignas de confianza como ellos.

 

Número Kármico 3

La tendencia a ser poco realistas es el rasgo principal que las personas del número 3 deberían intentar corregir. Son muy entusiastas y derrochadoras, y a menudo tienen éxito en empresas comerciales porque están dispuestas a correr riesgos. Sin embargo, deberían guardarse de ser jactanciosas y engreídas, así como codiciosas y envidiar a otros. No obstante, son personas muy joviales y una gran compañía.

 

Número Kármico 4

Persistencia es una de las principales lecciones para estas personas, ya que sus vidas estarán siempre llenas de cambios e incertidumbre. Su cautela y rigidez también pueden causarles problemas, y deberían aprender a no sermonear. Tienen un carácter emprendedor, y pueden ser muy tenaces, pero necesitan aprender autocontrol y tener cuidado con la inconsecuencia, así como la autocomplacencia, que hará alejarse a otros.

Número Kármico 5

Ingeniosas, sinceras, adaptables y honradas, estas personas llevarán una vida llena de viajes y movimiento. Cualquier período de estancamiento provocará inquietud. La principal lección que han de aprender es la perseverancia, y evitar el descuido en conducta y forma de ser. La sinceridad y el humor son sus puntos fuertes.

 

Número Kármico 6

Compasivas y deseosas de armonía a cualquier precio, estas personas también suelen ser posesivas y santurronas, y a veces molestan a otros al mostrarse altivas. Sin embargo, son populares y tienen un amplio círculo de amigos. Deberían tener cuidado con el cinismo y el egoísmo.

 

Número Kármico 7

Estas personas necesitan aprender cómo utilizar las muchas oportunidades que se les presentan para aprovecharlas al máximo. Deberían evitar su propensión a darse por vencidas cuando las cosas van mal y tender hacia la evasión y el aislamiento. Tendrían que utilizar su perspicacia y compasión innatas en beneficio de otros, en lugar de hacerlo sólo en beneficio propio.

 

Número Kármico 8

La necesidad de aprender a tener paciencia es primordial para estas personas. A menudo llegan a donde aspiran, pero no tan deprisa como les gustaría. Tienen que evitar ser demasiado materialistas, ya que es posible que se encuentren solas después de dejar el trabajo al haber descuidado incluir una vida social en su esquema. Pueden ser muy exigentes, y a menudo abrigan resentimiento hacia otros. Esto es algo que deberían corregir.

Número Kármico 9

Estas personas son totalmente emprendedoras y seguras de sí mismas, y su necesidad de correr riesgos en el marco laboral casi siempre da buen resultado. Sin embargo, a veces no ocurre así, y deben aprender a guardar dinero para estas ocasiones. Deberían evitar ser demasiado enérgicas y directas.

Número Kármico 11

La fuerza creativa y la resistencia de estas personas no tienen límites. Rara vez fracasan en una tarea. Tienen principios firmes, y también pueden ser obsesivas y fanáticas. Frente a otras personas parecen superiores e intimidantes, y harían bien en moderar este aspecto suyo.

 

Número Kármico 22

Siempre el número de la perfección, estas personas son de las que trabajan para una causa, y a menudo lo hacen de forma voluntaria. Parecen liberales y juiciosas, y su humanitarismo es un atributo muy positivo. Sin embargo, deberían intentar aprender a equilibrar su vida un poco y a poner sus aspiraciones en un idealismo que sea realista.

Facebook
Twitter
Google+